Siete motivos para ser Profesor Universitario

José (2)

José Méndez – Docente de la Universidad Americana

Constantemente se escucha hablar sobre cual es el rol que debe desempeñar un docente universitario y que beneficios otorga en lo personal y profesional, sobre este análisis el Docente José Mendez nos comparte lo que para él significa los siete motivos por lo que ser un docente Universitario es la mejor decisión que uno puede tomar.

  1. Realización: Te realiza como persona. Conozco muchos amigos que se pasan diciendo que la educación es el problema del Paraguay, pero ellos mismos no la ejercen. Es cierto que no todos nacemos con la vocación de enseñar, pero también es cierto que muchos de los que no enseñan, realmente no lo hacen porque piensan que el ejercicio de la docencia “no paga las cuentas”.
  2. Rentabilización. Los docentes no tenemos la cuenta corriente más abultada, pero un docente por vocación no se dedica a enseñar solo por el cheque  de fin de mes, sino que más bien por el sueño de ver a sus alumnos convertidos en grandes profesionales, y que, con su trabajo, estos profesionales conviertan al Paraguay en un gran País. Ver un alumno exitoso es la mejor paga que un docente puede tener.
  3. Networking. Un buen profesor no solo “se hace” conocer, sino que permite que sus alumnos lo conozcan a él y el conozca a sus alumnos. Aquel profesor que no se guarda nada y transfiere todos sus conocimientos solidarizándose con la cultura del aprendizaje, crea redes de contacto que a lo largo del tiempo le traerán beneficios invaluables.
  4. Actualización: La mejor manera de fijar un conocimiento es enseñándolo y la mejor manera de enseñarlo es alimentándote, no sólo con nuevas teorías, sino, con las más “útiles”. Un docente comprometido es un profesor actualizado y un profesor actualizado crea profesionales comprometidos.
  5. Madurez: no es casualidad la similitud entre las palabras “docente” y “paciente”. Un profesor desarrolla la paciencia hasta un grado en el cual, él (profesor), podría llegar a tener más paciencia con el aprendizaje del alumno que la que tiene el mismo alumno con su aprendizaje.
  6. Becas: Existen becas de estudio que son exclusivas para los docentes, aprovéchalas!
  7. La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo. Lo dijo Nelson Mandela. Creo que no hay arma que pueda destruir un buen argumento en cualquier conversación y los docentes disparamos todos los días de “esta arma”.

Sin importar tu carrera, siempre tendrás algo que enseñar, no te encierres solo en tu profesión, busca también tu vocación. Hace unos años me frustre y me planteé dejar de enseñar porque había alumnos que no querían aprender, pero luego gracias a un consejo de mi esposa quien también es docente, me enfoqué en aquellos que si quieren aprender, eso me ayudó a enamorarme aún más de la docencia.

Si luego de concluir tu jornada laboral no te sientes satisfecho con lo que has hecho con tu día, prueba la docencia, es mágica, apasionante y “paga bien”.

About the author  ⁄ admin

No Comments