Las NTIC en la Educación Superior del Siglo XXI

Por: Prof. Ing. Fernando Lesme Ayala
Docente de la Carrera de Ingeniería en Informática, Universidad Americana


Las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTIC) en este nuevo siglo, sin lugar a dudas, están facilitando el proceso de enseñanza aprendizaje de docentes y alumnos. El rol del profesor ha cambiado en todos los aspectos: debe tener responsabilidad y apertura intelectual para afrontar los desafíos que imponen estas nuevas metodologías.

Ya los alumnos no imaginan un docente analfabeto digital (esta definición es recurrente cuando nos toca describir a una persona que, por desconocimiento, no tiene la capacidad de utilizar la tecnología), aquí entra a tallar su responsabilidad intelectual. Quienes estamos frente a un grupo debemos saber qué hacer, cómo hacer y para qué, pues muchas veces los educandos saben más que el maestro pues en la “escuela paralela” (TV, Internet con todos los servicios que ofrece, radio, periódicos, revistas) adquieren conocimientos que eventualmente no se otorgan a través de la “escuela formal”.

Nuestra responsabilidad es ésta (la escuela formal), el aspecto sistematizado; entonces es necesario tener las capacidades intelectuales para abrirnos a los cambios y aceptar todo lo nuevo que nos ofrece la tecnología.

En la educación superior en grado y postgrado es una opción válida para obtener, por ejemplo, un título académico o adquirir nuevos conocimientos realizando cursos virtuales, es decir, utilizar las ventajas que nos ofrece la enseñanza electrónica (e-learning).

El proceso es igual a una clase convencional, pero el escenario es diferente.

Una prerrogativa importante que nos otorga este paradigma de enseñanza-aprendizaje es la no limitación de horarios, ya que el alumno visita la clase virtual o campus virtual cuando puede y el docente se adapta. Sin olvidar que existen convenciones o reglas propias de esta metodología, tales como aperturas y cierres de ciclos de lectura, foros, tareas, encuestas, etc.

Un docente virtual como un docente real da información considerando el aspecto cognitivo de la persona, forma normas, actitudes y valores respetando códigos (se los denomina “netiquetas”, comprende todas las formas de interacción directa e indirecta de un usuario con otro, en este contexto: la relación docente-alumno o también alumno-alumno) tales como:

El comportamiento en el correo electrónico: la forma en que nos dirigimos a la persona, el contenido del mensaje (publicidad, spam, cadenas, etc.), el contenido de los archivos adjuntos (si aplica), el uso de mayúsculas, etc.

El comportamiento en los foros: el nivel de lenguaje utilizado, el formato del mensaje, distinción de ambiente, etc.

El comportamiento en los blogs: comentarios formales o informales, concordancia del comentario con el tema, respeto hacia las otras opiniones, etc.

El comportamiento en el chat: conciencia de las capacidades del servidor (flooding, tamaño de los ficheros), respecto de la temática del chat, uso de íconos moderado.

Además, realiza actividades procesuales para llegar a uno de los objetivos más primordiales en la enseñanza-aprendizaje: la metacognición.

Entonces podemos afirmar tanto docentes como alumnos tenemos un abanico de posibilidades que nos permitirán seguir creciendo sin importar las barreras convencionales.

About the author  ⁄ 

No Comments