La Cultura Organizacional y sus efectos en la Comercialización

Prof. Mag. Enrique Clement

El concepto de cultura, es manejado cada vez con más frecuencia y de algún modo parece bastante intuitivo; sin embargo, es difícil de definir y comprenderlo en toda su extensión, puesto que es un concepto clave en los procesos de innovación dentro de una organización, con respecto a la gestión del cambio que se desea realizar en el ámbito comercial.

La cultura colecciona elementos tan cotidianos como la forma en que se toman las decisiones, el flujo de la comunicación, los estilos de liderazgo, los valores aceptados, el grado de definición de las normas y la flexibilidad en su aplicación, así como las relaciones entre directores y colaboradores, que buscan a través de la predisposición el saber asumir riesgos y aceptar errores.

Esto genera la iniciativa e innovación interna de una empresa, lo que conlleva dentro de la gestión comercial al logro de la cultura comercial de la misma y que muchas veces se “respira” en una organización con respecto a los comportamientos de las personas que la integran.

Podemos citar algunos indicadores que conllevan a formar la cultura organizacional comercial:

– La orientación al cliente frente a la orientación al producto y servicio

– La abierta y cooperativa comunicación frente a la cultura de no compartir información.

– La delegación adecuada frente a la concentración de poder.

– La flexibilidad de las normas frente a la implacabilidad de las mismas.

– El personal que se enfrenta a la burocrática.

– La innovación frente a la “estática”.

– El Personal comprometido frente al no comprometido.

Pero más allá de la definición de cultura y de los elementos que la componen, lo realmente clave es entender su importancia y su impacto en la cuenta de resultados de la empresa, básicamente a través de dos aspectos básicos en la organización:

1. Procesos de cambio que cada vez son más frecuentes en el entorno actual, ya que la cultura es un elemento clave para la gestión del cambio organizacional principalmente en el área comercial.

2. La competitividad relacionada con las personas de la organización, ya que inherentemente hay modelos culturales que hacen que las organizaciones sean más competitivas que otras.

De esta manera, queda claro que conocer la naturaleza de la propia cultura de la empresa, se basa principalmente en los comportamientos y valores por los que se rigen las personas que constituyen la misma, así como los mecanismos que ponen en marcha esa peculiar manera de ser de una compañía, y que se plantea como una cuestión necesaria para promover los procesos de cambio e innovación de cualquier empresa que tenga bien definida su planificación estratégica y operativa, con respecto a la cultura que practica en la ejecución de sus planes de negocios, el mercado que atiende, los productos y servicios que ofrece y el perfil de clientes que atiende, razón de ser de su existencia.

About the author  ⁄ 

2 Comments

  • Responder
    tatiana Iturry
    Noviembre 29, 2013

    Asi mismo… tambien hay culturas organizacionales que son “debile”s y otras q son “vigorosas”, lo ideal seria que la empresa posea una “cultura vigorosa pero en un sentido positivo”. Donde tengan valores o indicadores que mencionaste anteriormente como ser : innovacion, abierta a la comunicacion , etc. Esto ayudara a a la comerecializacion de productos. Sin embargo ” las culturas debiles”, estan muy divididas, en subculturas, aspecto que obstaculiza la comercilizacion. Y si hablamos de una “cultura vigorosa negativa”, esta referida a aquella que siendo muy fuerte tienden a dificultar los precesos de cambio en las organizaciones y por ende la comercializacion de los productos. Tuve experiencia en este ultimo caso, con una cultura en la cual los empleados buscan el menor esfuerzo, siempre ven el lado negatvo del cambio, no tienen metas de crecimiento, etc. es decir que son una mayorñia y que tiene muy arraigados estos conceptos y comportamientos negativos.

    • Responder
      admin
      Diciembre 11, 2013

      Gracias Tatiana, por compartir tu punto de vista.