El valor de la Cultura para un desarrollo integral

mail_01

Osvaldo Olivera | Docente de las Carreras de Diseño y Comunicación |Universidad Americana

La necesidad de re-pensar las políticas culturales de una sociedad es un factor que incide en la calidad de desarrollo de un pueblo, desde hace décadas las sociedades con mayor desarrollo cultural han demostrado ser las naciones con mejores condiciones de vida en el mundo, por encima de una economía fortalecida o recursos naturales abundantes, pueblos como Suiza, Suecia, Noruega, Finlandia, Holanda, Australia y Nueva Zelanda han invertido en fortalecer su cultura, lo que les ha redituado en ser naciones-ejemplos en el mundo.

La UNESCO, en su informe Re | Shaping Cultural Policies: A Decade Promoting the Diversity of Cultural Expressions for Development publicado a fines del 2015 reconoce el rol clave de la cultura, la creatividad y la diversidad cultural para resolver los retos del desarrollo sostenible más adelante también hace referencia a el derecho soberano de los gobiernos para introducir políticas que protejan y promuevan la diversidad de las expresiones culturales. Destaca también la doble naturaleza de los bienes, actividades y servicios culturales: todos poseen una dimensión económica y cultural – proveyendo trabajos e ingresos, incentivando la innovación y el crecimiento económico sostenible, y al mismo tiempo, reforzando identidades y valores, promoviendo la inclusión social y el sentimiento de pertenencia. Hoy, somos testigos de las múltiples ventajas de esta combinación impulsora del crecimiento social y económico sostenible, que promueve los derechos humanos y las libertades fundamentales.

La diversidad cultural es uno de los elementos que puede impulsar y disparar la industria creativa en una nación, al igual que una nación dependiente excesivamente de unos pocos rubros, países con economías basadas en la exportación de petróleo como ejemplo, o agroganaderos como el nuestro, hacen que que toda la economía gire en torno a un delgado hilo, mientras que países donde la diversidad económica es variada la capacidad sobrellevar los avatares económicos es más viable, lo mismo sucede con la diversidad cultural, pueblos con mayor desarrollo cultural poseen industrias culturales, de innovación y creatividad que contribuyen notablemente al desarrollo integral de una sociedad: la industria musical o audiovisual argentina, la industria del cine en los Estados Unidos, el diseño textil en Colombia, la industria de la moda en Italia o todo el potencial de la cultura del animé en Japón.

La UNESCO, propone cuatro ejes para re-pensar las políticas culturales de una nación:

figura1

Cuadro 1

  1. Apoyar sistemas de gobernanza cultural sostenibles: donde el gobierno no incide, coacciona o restringe el libre desarrollo cultural.
  2. Lograr un flujo equilibrado de servicios y bienes culturales, e incrementar la movilidad de los artistas y de los profesionales culturales: hace referencia que el arte o la cultura no se centren en una sola parte de la sociedad, como por ejemplo destinar mayor inversión a los centros urbanos y menos a las áreas rurales.
  3. Integrar la cultura en marcos de desarrollo sostenible: donde se procura que el arte popular o manifestaciones artísticas de sectores vulnerables no sea visto como contra cultura o anti cultural.
  4. Promover los derechos humanos y las libertades fundamentales: hace referencia a la necesidad de tolerancia en las manifestaciones culturales de sectores discriminados (homosexuales, pueblos indígenas, credos minoritarios y otros)

En general los países que poseen mayor desarrollo cultural dejan que la sociedad civil tenga mayor participación, sin importar el tipo de manifestación cultural que posean (Cuadro 1).

Otro factor distintivo es la capacidad productiva de las industrias culturales, la industria discográfica digital a nivel mundial movió casi USD. 7000 millones (más que toda la reserva internacional del Paraguay) lo que hace deducir que el entretenimiento cultural debe ser redireccionado a plataformas digitales (Cuadro 2).

La inversión cultural en Paraguay

La Secretaría Nacional de Cultura posee lo que denomina Plan Nacional de Cultura (2014-2018) en donde sostiene que se vuelve necesario cambiar el enfoque en lo que atañe a la inversión en el desarrollo cultural: el Estado debe facilitar las condiciones para que las comunidades, diversos sectores e individuos expresen sus potencialidades creativas y re-exivas, y accedan al uso y consumo de los bienes culturales, mediante intervenciones oportunas, en espacios de formación, interrelación y conocimiento.

figura2

Cuadro 2

El proyecto gira en torno a cuatro ejes:

  1. Institucionalidad de la Gestión Cultural en el Estado
  2. Vida, diversidad y ciudadanía cultural
  3. Procesos y espacios de creación
  4. Patrimonio Cultural

El Plan Nacional de Cultura, entre otras cosas, busca un desarrollo que genere prosperidad económica y social, en este sentido es conveniente observar cuánto ha invertido el Estado Paraguayo en el Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (FONDEC) en los últimos seis años:

Año 2010, G. 5.723.176.890.-
Año 2011, G. 7.166.386.712.-
Año 2012, G. 7.505.254.246.-
Año 2013, G. 7.106.141.564.-
Año 2014, G. 6.328.020.113.-
Año 2015, G. 6.369.579.494.-
Año 2016, G. 8.361.264.208.-
(Fuente: Portal del Ministerio de Hacienda)

El monto actual para la promoción de la cultura en Paraguay es un poco superior a los USD. 1,5 millones, promedio que se ha mantenido desde el año 2000, esto representa un monto ínfimo para la promoción cultural de una sociedad, como parámetro podemos citar al Fondo de Incentivo Cultural (Uruguay) ha destinado desde el 2009 al 2014 USD. 149 millones en más de 300 proyectos culturales.

La industria cultural debe ser pensada como un factor de desarrollo integral de una nación y no como un gasto social.

 

About the author  ⁄ admin

No Comments