El perfil del Ingeniero Comercial como Profesional Emprendedor

diego

Prof. Diego Villalba Ávila – Docente de la Universidad Americana

La carrera de Ingeniería Comercial tiene su origen en el año 1903 en la Ecole de Commerce Solvay, Universidad Libre de Bruselas. En Latinoamérica, sus inicios se dan en Chile en el año 1935, con la creación de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad de Chile.

En nuestro país, la carrera tiene origen con la creación de la Universidad Americana en el año 1994, que viene formando Ingenieros Comerciales desde esa fecha.

En la actualidad, gran parte de las universidades de nuestro medio vienen ofreciendo la carrera conforme a la gran aceptación de la misma en el mercado laboral paraguayo.

Ingeniería Comercial, es una carrera universitaria basada en la formación de conocimientos generalistas, necesarios para comprender en forma integral la gestión empresarial de este siglo. La disciplina que fundamenta esta área de estudios es la gestión de recursos, entendida integralmente, como en las áreas específicas de Administración, Recursos Humanos, Economía, Marketing, Finanzas, entre otras.

La carrera pretende formar un profesional integral que sea capaz de enfrentar con eficiencia,  las diversas y crecientes oportunidades en la gestión de negocios, contribuyendo a resolver los desafíos de eficiencia, cambio e innovación, tecnología y responsabilidad social en las distintas organizaciones.

El Paraguay no se encuentra ajeno a la dinámica mundial de cambios, lo cual se hace evidente con el surgimiento de nuevas técnicas, procedimientos y mercados que exigen un constante aprendizaje y especialización del Ingeniero Comercial en el desempeño laboral.

Es en este contexto que la formación académica del Ingeniero Comercial puede contribuir de manera directa al desarrollo de nuevos emprendimientos y proyectos que contribuyan a la generación de empleo de calidad y que aporten su grano de arena para el crecimiento y desarrollo, considerando que actualmente nuestro país es muy atractivo para las inversiones.

Paraguay, con su ubicación geopolítica estratégica, es un país que se está abriendo a un mercado cada vez más competitivo y exigente, por lo tanto, se requiere de un proceso de formación académica, que sea dinámico, adaptable, y que dé como resultado profesionales capaces de enfrentar estos nuevos retos globalizados y a los requerimientos continuos del mercado, que sean diseñadores de soluciones a las problemáticas presentes y futuras, lo que dará como resultado un desarrollo sostenible, a través del ejercicio de la profesión y su desempeño en el mercado laboral.

El Paraguay, con más del 60% de la población joven, no escapa a esta realidad y es por ello que debemos tomar conciencia de que los escenarios actuales, el capital humano es una variable estratégica para el desarrollo económico de los países, lo cual es acentuado ya que estamos inmersos en la sociedad del conocimiento en donde el conocimiento constituye un factor de producción y es la clave para tomar parte activa en el futuro organizacional y del país y proyectarlas hacia escenarios de actuación deseados. Por ello, “el conocimiento es el fundamento para edificar un país con capacidad para enfrentar los problemas y los retos del futuro” (AMAYA, Pedro: 2000, p. 63)

Dentro de la carrera se incentiva y se le da mucha importancia al ya famoso espíritu emprendedor, que viene del vocablo francés entrepreneur para denominar a los nuevos empresarios, a las personas que crean una nueva empresa.

El uso más antiguo de este término se registra en la historia francesa en el siglo XVII y hacía referencia a personas que se comprometían a conducir expediciones militares.

Actualmente se hacen congresos en muchas universidades, especialmente en las escuelas de negocios y carreras de Ingeniería Comercial, Administración, Marketing y Economía, y se postula, casi como un objetivo, el que los egresados creen sus propias empresas (produciendo a veces, por esta misma razón, profesionales frustrados). Instituciones gubernamentales y fundaciones promueven esta actividad, como la solución a muchos problemas económicos del país.

La creación y desarrollo de nuevas empresas así como la consolidación de las ya existente es la razón de ser el Ingeniero Comercial, y en este sentido, la Universidad Americana viene planificando y desarrollando actividades tendientes a desarrollar competencias emprendedoras en la formación de este profesional, tanto desde la Jefatura de Carrera como del Centro de Emprendedores.

Como lo dijo Prof. Dr. Robert Fulmer hace un tiempo en una disertación realizada en el aula magna de la Universidad Americana, afirmando que “la inversión en el desarrollo y capacitación de las personas es una inversión en el futuro”.

Sin duda el crear empresas es algo importante, especialmente como forma de generar empleo de calidad que tanto necesita el Paraguay hoy en día, sin embargo ese espíritu emprendedor es necesario y fundamental también en otros ámbitos económicos.

En efecto, a menudo se piensa que el espíritu emprendedor se refiere sólo a la creación y puesta en marcha de nuevas empresas, siendo que hay diferentes clases de actividad emprendedora y que este transformador y su espíritu, pueden ser puestos de manifiesto dentro o fuera de un contexto organizacional dado previamente.

Hay quienes crean empresas, pero hay quienes las transforman o mejoran. Por ello, se ha definido la actividad emprendedora como la gestión del cambio radical y discontinuo, o renovación estratégica, sin importar si esta renovación estratégica ocurre adentro o afuera de organizaciones existentes, y sin importar si esta renovación da lugar, o no, a la creación de una nueva entidad de negocio. (SCHNARCH, Alejandro: 2007)

Desde ese punto de vista, podemos tener dos tipos de personas, ambas fundamentales para impulsar la ineludible innovación:

  • El Intrapreneur: que es el empresario dentro de la empresa, que asume la responsabilidad activa de producir cualquier tipo de innovación dentro de la compañía; el que introduce y produce nuevos productos, procesos y servicios, que le permiten a una empresa crecer y beneficiarse.
  • El Entrepreneur: que es el empresario independiente que busca crear empresas y desempeña el mismo papel el anterior, pero fuera de las organizaciones.

En consecuencia, el crecimiento y desarrollo económico de los países requiere de profesionales emprendedores que no se conformen con el status quo, tanto al interior de todo tipo de organizaciones, públicas o privadas, capaces de cambiar y mejorar productos, procesos, métodos o sistemas para hacer crecer las empresas, como personas con espíritu empresarial que creen sus propias empresas, para plasmar sus visiones generando empleo de calidad, progreso y aumentando los niveles de bienestar de las familias.

En conclusión, necesitamos profesionales emprendedores, pero no sólo para crear empresas, sino para innovar en las establecidas, haciéndolas más productivas y competitivas para los nuevos escenarios sociales, políticos y económicos; y es en este contexto que el Ingeniero Comercial cumple un rol importantísimo.

About the author  ⁄ admin

One Comment

  • Responder
    Septiembre 5, 2016

    Para ser un emprendedor no hace falta un título universitario.. Entonces, el ingeniero tiene alguna ventaja sobre el que se aventura a emprender sin estudiar en la universidad?