El Impuesto a la Renta del servicio de carácter personal (Parte I)

Por: Abog. Luz López
Jefa de Carrera de Derecho, Universidad Americana


Es un tributo de tipo directo que grava actividades tales como: servicios personales, enajenación de inmuebles, venta de títulos, acciones y valores, entre otros. Los contribuyentes son las personas físicas y las sociedades simples.

La base imponible está considerada por la renta neta determinada es decir el total de ingresos, menos costos y gastos del ejercicio sobre el que posteriormente se aplica la tasa del tipo. Es un tributo de declaración anual, y en concordancia con los demás impuestos a los ingresos previstos en nuestro orden jurídico tributario (Ley Nro.125/91), se liquida y paga a través de un formulario con carácter de declaración jurada.

Este tipo impositivo, participa del género de los ingresos, al igual que el Impuesto a la Renta Comercial o IRACIS, el Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente (IRPC) como asimismo el Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias (IMAGRO).

Fue introducido a nuestro orden jurídico tributario con la Ley Nro. 2421/04: “De Reordenamiento Administrativo y de Adecuación Fiscal” más conocida como Ley de Adecuación Fiscal.

En tal sentido, dicho cuerpo normativo previó su entrada en vigencia a partir del año 2006, siendo postergado en dos oportunidades para que finalmente el 1 de agosto del año 2012 entre a regir con la Ley Nro. 4.613 y reglamentada en virtud al Decreto Nro. 9371/12.

Con este tributo, se viene a completar el círculo de los impuestos a los ingresos, que fueran previstos en un principio por la Ley Nro. 125/91 y posteriormente por la Ley Nro. 2421/04, antes citada.

Es oportuno e interesante hacer la salvedad que si bien la denominación es Impuesto a la Renta del Servicio de Carácter Personal, dentro del tipo están contempladas otras actividades que no son consideradas servicios, tales como la venta ocasional de inmuebles o la percepción de las utilidades, ganancias o beneficios que se obtienen en carácter de accionistas o socios de las empresas que hayan tributado el IRACIS o el IMAGRO por citar algunas.

Por último se destaca que es la primera vez que este impuesto, que grava la renta de tipo o carácter personal se incorpora a nuestro orden de leyes.

Contribuyentes

En cuanto a los contribuyentes o sujetos obligados, son de 2 tipos:

Las personas físicas y las sociedades simples, éstas últimas consideradas en el art. 1013 del Código Civil (unión de personas físicas para la prestación de servicios, como por ej. de consultorías, investigación, etc.) no así las sociedades de carácter comercial, tampoco los consorcios de copropietarios de inmuebles ni las sociedades conyugales.

En cuanto a las personas físicas, resulta trascendente considerar que deben superar un rango para convertirse en contribuyentes. Este rango fue para el año 2012 de 120 salarios mínimos percibidos o puesto a disposición en cuenta, para este año 2013 de 108 salarios mínimos (Gs. 179.089.056), rango que irá en descenso año a año, hasta alcanzar los 36 salarios mínimos.

Para el caso de las Sociedades Simples, no existe esta limitación, lo son por el simple hecho de su constitución.

Actividades afectadas por el Art. 10 de la Ley Nº 2421/12.

Las actividades afectadas por el impuesto a la renta del servicio de carácter personal se distinguen en cuanto siguen, consideradas aquellas de las personas físicas o sociedades simples que generen ingresos personales:

1. Actividades Personales: este concepto entendido como los ingresos provenientes de personas físicas sin importar la relación o no de dependencia, la entidad o lugar en el que se presta el servicio (público, privado, mixto), el tipo de profesión (mandos medios, técnicos, universitarios). Tampoco es trascendente el concepto por el cual lo perciben o su denominación: como honorarios, sueldos, bonificaciones, por citar algunos.

Asimismo la ley cita una serie de actividades tales como: profesiones liberales, artes, oficios, las de comisionistas, despachantes de aduanas, rematadores, modelos, mozos, etc, entendiéndose simplemente una enunciación y no un modo estricto.

2. De Participación: el 50 % de las utilidades, dividendos y excedentes que se obtengan en carácter de accionistas o socios de entidades realicen actividades comprendidas en el IRACIS e IMAGRO, distribuidos o acreditados, así como de aquellas que provengan de cooperativas.

3. Enajenación de Inmuebles: las ganancias de capital que provengan de la venta ocasional de sólo dos inmuebles en un ejercicio fiscal. La venta de tres (3) inmuebles ya se encuentra afectada por el impuesto a la renta comercial, aun cuando se trate de una persona física.

4. De Activos Cesibles: la cesión de derechos y venta de títulos, acciones y cuotas de capital de sociedades comerciales y simples.

5. Financieras: los intereses, comisiones o rendimientos de capitales mobiliarios y demás ingresos no sujetos al IRACIS, IMAGRO o IRPC.

6. Cualesquiera otro ingresos de fuente paraguaya: siempre que durante el ejercicio fiscal el total de ellos sean superiores a treinta salarios (por citar, enajenación de bienes tangibles, la obtención de premios de determinados concursos o juegos de azar, siempre que no se haya tributado por la Ley Nro. 1016/97 o la Ley Nro. 417/73), de no superar el monto deberán declararse como ingresos exonerados.

A %d blogueros les gusta esto: