Características del docente investigador-innovador

viviana-jimenez

Dra. Viviana Jiménez – Coordinadora del Centro de Investigación de la Universidad Americana

Cada vez son más las exigencias para que el docente universitario desarrolle un perfil de docente investigador –innovador en el ámbito de la Universidad. ¿Que implica desarrollar esas competencias que en nuestro medio? no es fácil ,pero tampoco imposible solo necesitamos para ello prepararnos y sobre todo tener en cuenta que la Universidad debe tomar conciencia que la investigación–innovación se deben ir desarrollando desde las políticas institucionales que la misma casa de estudios implementa de lo contrario solo quedará en intentos y en papeles.

Según Castillo y Cabrerizo (2005), hoy día no se concibe al profesor universitario como un simple recitador de clases. Actualmente, se requiere un profesor transformador de modelos con iniciativa propia y creatividad, en un entorno institucional y social.

Para que un docente sea al mismo tiempo investigador–innovador necesita reunir ciertas características que a continuación según la visión de diferentes autores en el tema deben ser desarrollados:

  • Actitud y Necesidad de Cambio

Significa un cambio de actitud ante la necesidad de desarrollar nuevas competencias profesionales. Implica también una conciencia de la necesidad de emprender cambios y mejoras en la actuación individual en el desarrollo del currículo y en el entorno institucional. Pero para ello, se requiere una conducta autocrítica, en la que el cambio personal y profesional derivado de la misma, sea asumido de igual manera como una necesidad del propio proceso de investigación e innovación.

  •  Trabajo en Equipo

Es una necesidad del profesor de hoy, quien requiere nuevas habilidades académicas y sociales. El trabajo en equipo requiere aceptar la presencia de otros protagonistas: estudiantes, compañeros de departamento y otros profesionales con los que tiene que relacionarse e interactuar. Los procesos de investigación e innovación, exigen un trabajo en equipo armónico y coordinado, tanto en su planificación como en su ejecución y evaluación, con la incorporación y respeto a la individualidad y autonomía de cada uno de los integrantes.

  • Capacidad de Iniciativa

Un profesor investigador-innovador debe poseer capacidad de iniciativa en el momento de asumir los procesos de cambio. Debe actuar con independencia y responsabilidad, asumiendo el principio de la autonomía profesional, con base en su capacidad creativa, reflexiva, crítica y evaluadora. El profesor nunca debe ser pasivo. Es decir, no es suficiente con que el sistema de actuación o el marco institucional le conceda autonomía, sino que debe ser capaz de realizar prácticas pedagógicas efectivas, en correspondencia con las demandas del proceso de innovación y de los resultados de la investigación-acción.

  • Nuevas Tecnologías

La introducción de las nuevas tecnologías en ámbito de la institución universitaria es una realidad. La gran contribución de las nuevas tecnologías como fuente de información permite al profesor universitario el acceso a todo tipo de bases de datos y a la información sobre eventos científicos nacionales e internacionales.

  • Conocer el Método Científico

El docente debe ser un activo investigador que requiere de una adecuada preparación en el

“La investigación–innovación se deben ir desarrollando desde las políticas institucionales que la misma casa de estudios implementa de lo contrario solo quedará en intentos y en papeles.”

conocimiento del método científico para pueda tomar partido ante los problemas que se manifiestan en el proceso docente y plantear soluciones desde el punto de vista de la ciencia y de nuestros intereses de clase. El Docente investigador, correctamente preparado y con dominio de las habilidades propias de la actividad investigativa, se diferencia de los otros docentes por los métodos que utilizan al dirigir el proceso docente educativo, haciendo más eficiente su labor profesional.

En síntesis, el perfil del profesor innovador e investigador queda claramente caracterizado por ser un profesional universitario definido por un espíritu creador, crítico y reflexivo sobre la práctica curricular. Posee flexibilidad y apertura en la toma de decisiones, capacidad de trabajo en equipo, conocimientos y aplicaciones tecnológicas. En consecuencia, se perfila un nuevo profesional con una mayor prestancia y reconocimiento social, que debe mantener una actitud crítica frente a su manera de enseñar, contrastar la teoría con la práctica pedagógica a partir del estudio e investigación reflexiva, y debe saber desarrollar actitudes de colaboración con otros colegas o especialistas (Castillo y Cabrerizo, 2005, p. 152).

About the author  ⁄ admin

No Comments